SERPIENTES Y ESCALERAS

Los seres humanos al lanzarnos a algo nuevo, si somos sensatos, buscamos información para tomar decisiones. Pero más allá de nuestra pregunta y de la respuesta que obtengamos está nuestra actitud y motivación para vivir la experiencia de la búsqueda.

Me explico con algunos ejemplos: ¿estoy haciendo esta pregunta desde el miedo o el valor? ¿estoy buscando información que argumente que arriesgarme es una mala idea? ¿estoy listo para abandonar mi sueño?¿cuál será mi reacción frente a las respuestas que busco? ¿estoy dispuesto a comprometerme con mi sueño?… en definitiva, ¿usaré las respuestas como escaleras o como serpientes?

Evitemos la parálisis por análisis. Antes de empezar con tu búsqueda, aclara tu conciencia con estas palabras: “Estoy aquí para hallar soluciones a mi medida”, “me doy la oportunidad de crecer”, “crezco en la medida de mis posibilidades”, “me permito disponer de los recursos (tiempo, dinero, conocimientos, herramientas) para lograr mi objetivo”.

Escribo sobre esto por que me dí cuenta de que este es mi caso. Durante mucho tiempo he buscado información desde el miedo, para crear excusas y limitaciones que me impiden realizarme: “este curso es muy costoso, me llevaría al éxito, pero no puedo pagármelo”, “tendré que dedicar tiempo a esto si quiero resultados ¡pero no me sobra el tiempo!” “me llevará años reunir todo ese dinero al paso que voy”. Y las respuestas no las voy a hallar afuera sino adentro, en el momento en que me permita dedicar 1 minuto diario a mi objetivo, 10 minutos etc. En el momento en que me permita organizar mis finanzas, no necesariamente tener más, sino organizarme, entre otras opciones que sí están a mi alcance y pueden convertirse en escaleras para mi triunfo.

Y claro, para este artículo me hubiese encantado ilustrar un tablero de serpientes y escaleras, pero hoy mismo no voy a abandonar el deseo de escribir y compartirles este pensamiento por esta razón.